On Quijote (Cervantes). Critical response on Chapter X (Vol 2) in Spanish.

Instructions:

Make sure easy to understand, simple language is used.
al least two outside references
contact me with any questions

Cada postura, interpretacion y analisis debe estar justificado y sustentado, en todo
momento, con ejemplos especificos del texto. Debeis por lo tanto, poner citas directas del
texto (entre comillas), para ilustrar vuestros argumentos.

El informe debe estar claramente dividio en las siguientes seis partes o secciones:

1. Contenido del capitulo:
Resumen

2. Senalar y explicar cual es el tema o temas principales. Hacer lo mismo con los subtemas
(si los hubiera).
Utiliza ejemplos concretos del texto.

3. Relacion del texto con el resto de la obra.
Explicar el contenido del texto y sus implicaciones con el resto de la obra.

4. Comentario critico.
Usa dos referencias bibliograficas que traten el tema principal del texto y resume sus
posturas en una primera seccion.
- En base a los argumentos de los criticos, debes expresar, en una segunda seccion, tus
acuerdos, desacuerdos, hipotesis con respecto a los autores presentados. Para ello, debes
dar ejemplos concretos del texto que apoyen tus argumentos.

5. Conclusiones

6. Bibliografia

Evaluacion:
1. Contenido del capitulo 5%
2. Identificacion del tema/s 10%
3. Relacion del texto con el resto de la obra 10%
4. Comentario critico 45%
5. Conclusiones 10%
6. Bibliografia 5 %
7. Gramatica 15%

Texto:

 Don Quijote de la Mancha , Miguel de Cervantes Saavedra
Edicion y notas de Martin de Riquer.

CAPITULO X. Volumen II (1615)

Donde se cuenta la industria que Sancho tuvo para encantar a la senora
Dulcinea, y de otros sucesos tan ridiculos como verdaderos

Llegando el autor desta grande historia a contar lo que en este Capitulo cuenta, dice que quisiera
pasarle en silencio, temeroso de que no habia de ser creido, porque las locuras de don Quijote
llegaron aqui al termino y raya de las mayores que pueden imaginarse, y aun pasaron dos tiros de
ballesta mas alla de las mayores. Finalmente, aunque con este miedo y recelo, las escribio de la
misma manera que el las hizo, sin anadir ni quitar a la historia un atomo de la verdad, sin darsele
nada por las objeciones que podian ponerle de mentiroso. Y tuvo razon, porque la verdad
adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.
Y asi, prosiguiendo su historia, dice que, asi como don Quijote se embosco en la floresta, encinar
o selva junto al gran Toboso, mando a Sancho volver a la ciudad, y que no volviese a su
presencia sin haber primero hablado de su parte a su senora, pidiendola fuese servida de dejarse
ver de su cautivo caballero, y se dignase de echarle su bendicion, para que pudiese esperar por
ella felicisimos sucesos de todos sus acometimientos y dificultosas empresas. Encargose Sancho
de hacerlo asi como se le mandaba, y de traerle tan buena respuesta como le trujo la vez primera.
Anda, hijo -replico don Quijote-, y no te turbes cuando te vieres ante la luz del sol de hermosura
que vas a buscar. ?Dichoso tu sobre todos los escuderos del mundo! Ten memoria, y no se te pase
della como te recibe: si muda las colores el tiempo que la estuvieres dando mi embajada; si se
desasosiega y turba oyendo mi nombre; si no cabe en la almohada, si acaso la hallas sentada en
el estrado rico de su autoridad; y si esta en pie, mirala si se pone ahora sobre el uno, ahora sobre
el otro pie; si te repite la respuesta que te diere dos o tres veces; si la muda de blanda en aspera,
de aceda en amorosa; si levanta la mano al cabello para componerle, aunque no este
desordenado; finalmente, hijo, mira todas sus acciones y movimientos; porque si tu me los
relatares como ellos fueron, sacare yo lo que ella tiene escondido en lo secreto de su corazon
acerca de lo que al fecho de mis amores toca; que has de saber, Sancho, si no lo sabes, que entre
los amantes, las acciones y movimientos exteriores que muestran, cuando de sus amores se trata,
son certisimos correos que traen las nuevas de lo que alla en lo interior del alma pasa. Ve, amigo,
y guiete otra mejor ventura que la mia, y vuelvate otro mejor suceso del que yo quedo temiendo
y esperando en esta amarga soledad en que me dejas.
Yo ire y volvere presto -dijo Sancho-; y ensanche vuestra merced, senor mio, ese corazoncillo,
que le debe de tener agora no mayor que una avellana, y considere que se suele decir que buen
corazon quebranta mala ventura, y que donde no hay tocinos, no hay estacas; y tambien se dice:
donde no piensa, salta la liebre. Digolo porque si esta noche no hallamos los palacios o alcazares
de mi senora, agora que es de dia los pienso hallar, cuando menos los piense, y hallados,
dejenme a mi con ella.
Por cierto, Sancho -dijo don Quijote-, que siempre traes tus refranes tan a pelo de lo que tratamos
cuanto me de Dios mejor ventura en lo que deseo.
Esto dicho, volvio Sancho las espaldas y vareo su rucio, y don Quijote se quedo a caballo,
descansando sobre los estribos y sobre el arrimo de su lanza, lleno de tristes y confusas
imaginaciones, donde le dejaremos, yendonos con Sancho Panza, que no menos confuso y
pensativo se aparto de su senor que el quedaba; y tanto, que, apenas hubo salido del bosque,
cuando, volviendo la cabeza y viendo que don Quijote no parecia, se apeo del jumento, y,
sentandose al pie de un arbol, comenzo a hablar consigo mesmo y a decirse:
Sepamos agora, Sancho hermano, adonde va vuesa merced. ?Va a buscar algun jumento que se le
haya perdido? No, por cierto”. Pues, ?que va a buscar? Voy a buscar, como quien no dice nada,
a una princesa, y en ella al sol de la hermosura y a todo el cielo junto”. Y ?adonde pensais hallar
eso que decis, Sancho? ”?Adonde? En la gran ciudad del Toboso”. Y bien: ?y de parte de quien
la vais a buscar? De parte del famoso caballero don Quijote de la Mancha, que desface los
tuertos, y da de comer al que ha sed, y de beber al que ha hambre”. Todo eso esta muy bien. Y
?sabeis su casa, Sancho? Mi amo dice que han de ser unos reales palacios o unos soberbios
alcazares”. Y ?habeisla visto algun dia por ventura? Ni yo ni mi amo la habemos visto jamas”.
Y ?pareceos que fuera acertado y bien hecho que si los del Toboso supiesen que estais vos aqui
con intencion de ir a sonsacarles sus princesas y a desasosegarles sus damas, viniesen y os
moliesen las costillas a puros palos, y no os dejasen hueso sano? En verdad que tendrian mucha
razon, cuando no considerasen que soy mandado, y que mensajero sois, amigo, no mereceis
culpa, non”. No os fieis en eso, Sancho, porque la gente manchega es tan colerica como honrada,
y no consiente cosquillas de nadie. Vive Dios que si os huele, que os mando mala ventura.
”?Oxte, puto! ?Alla daras, rayo! ?No, sino andeme yo buscando tres pies al gato por el gusto
ajeno! Y mas, que asi sera buscar a Dulcinea por el Toboso como a Marica por Ravena, o al
bachiller en Salamanca. ?El diablo, el diablo me ha metido a mi en esto, que otro no!”
Este soliloquio paso consigo Sancho, y lo que saco del fue que volvio a decirse:
Ahora bien, todas las cosas tienen remedio, si no es la muerte, debajo de cuyo yugo hemos de
pasar todos, mal que nos pese, al acabar de la vida. Este mi amo, por mil senales, he visto que es
un loco de atar, y aun tambien yo no le quedo en zaga, pues soy mas mentecato que el, pues le
sigo y le sirvo, si es verdadero el refran que dice: Dime con quien andas, decirte he quien eres”,
y el otro de No con quien naces, sino con quien paces”. Siendo, pues, loco, como lo es, y de
locura que las mas veces toma unas cosas por otras, y juzga lo blanco por negro y lo negro por
blanco, como se parecio cuando dijo que los molinos de viento eran gigantes, y las mulas de los
religiosos dromedarios, y las manadas de carneros ejercitos de enemigos, y otras muchas cosas a
este tono, no sera muy dificil hacerle creer que una labradora, la primera que me topare por aqui,
es la senora Dulcinea; y, cuando el no lo crea, jurare yo; y si el jurare, torna